Preguntas frecuentes

Estas son algunas preguntas comunes que se hacen los adolescentes cuando sus padres se están separando:

  1. ¿Cuál es la diferencia entre separación y divorcio?
  2. Me siento culpable de la separación de mis padres. ¿Hice algo para causarla?
  3. ¿Qué puedo hacer para que mis padres vuelvan a estar juntos?
  4. Tengo tantas preguntas sobre por qué ocurrió esto y qué va a ocurrir en el futuro. ¿Cuánto puedo preguntarles a mis padres?
  5. ¿Podré pasar tiempo con mis dos padres?
  6. Estoy muy enfadado y confundido sobre la separación de mis padres. ¿Eso es normal?
  7. ¿Tengo que tomar partido, o elegir a un padre en vez de otro?
  8. Si mis padres se divorcian, ¿a mí me va a pasar lo mismo?
  9. Mis padres nunca se casaron. ¿Tendrán que pasar por el mismo proceso que los padres que están casados?
  10. ¿Quién decide con quién voy a vivir? ¿Se tendrá en cuenta mi opinión?
  11. ¿Qué dirán mis amigos cuando se enteren que mis padres se han separado?
  12. Realmente creo que necesito un poco de ayuda para lidiar con esto. ¿A quién le puedo pedir ayuda?
     
  1. Cuál es la diferencia entre separación y divorcio? 

    Cuando dos personas han estado viviendo juntas y deciden que ya no quieren vivir juntas, están separadas. Cuando los padres que se separan están casados, su matrimonio todavía no se ha terminado. Para poder terminar un matrimonio legalmente, tienen que obtener un divorcio. Las parejas que no se han casado no tienen que obtener un divorcio, porque no hay que terminar ningún matrimonio. Pero es posible que aun así tengan que ir a la corte para tomar decisiones sobre el horario de crianza y cómo repartir los bienes que tienen en común.

  2. Me siento culpable de la separación de mis padres. ¿Hice algo para causarla? 

    Es muy común que los adolescentes crean que han sido la causa de la separación de sus padres. Pero tú no eres la razón por la que tus padres se están separando. Los padres se separan debido a problemas en su relación. ¡No es tu culpa

  3. ¿Puedo hacer algo para que mis padres vuelvan a estar juntos? 

    La mayoría de los padres se separan solo después de haber hecho un gran esfuerzo para salvar su relación. En general, su decisión de separarse o divorciarse es final. Algunos adolescentes esperan y creen que si tratan de portarse lo mejor posible podrán lograr que sus padres se vuelvan a juntar. Sin embargo, es poco probable que este plan funcione, porque la decisión de los padres de separarse no tiene nada que ver con ellos. Además de sugerir a tus padres que vayan a ver a un terapeuta matrimonial, si aún no lo han hecho, lo mejor que puedes hacer es comenzar a aceptar la situación para poder seguir adelante con tu vida.

  4. Tengo tantas preguntas sobre por qué ocurrió esto y qué va a ocurrir en el futuro.  ¿Cuánto puedo preguntarles a mis padres? 

    Si hay algo que necesitas saber, pregunta. Tienes derecho a hacer preguntas sobre lo que está ocurriendo y por qué. Si bien tienes que respetar el derecho de privacidad de tus padres, ellos tienen la responsabilidad de responder de la mejor manera posible a tus preguntas sobre las cosas que te afectan en forma directa.

  5. ¿Podré pasar tiempo con mis dos padres? 

    En la gran mayoría de los casos, los hijos pueden pasar tiempo con ambos padres. Cuánto tiempo pasas con cada padre, y exactamente cómo va a funcionar la situación, dependerá de los arreglos de custodia y horario de crianza (visitación). Recuerda: Los padres se divorcian entre ellos, no se divorcian de sus hijos. Tus padres siguen siendo tus padres, y te seguirán amando.

  6. Estoy muy enfadado y confundido sobre la separación de mis padres.  ¿Eso es normal? 

    La separación de tus padres puede llegar a ser la cosa más difícil con la que has tenido que lidiar. Así que es natural – y completamente normal – que experimentes algunas emociones intensas. Con el tiempo te sentirás mejor. Hay muchas cosas que te ayudarán a sentirte mejor, y hay personas que te pueden ayudar si lo necesitas.

  7. ¿Tengo que tomar partido, o elegir a un padre en vez del otro? 

    No, no tienes que tomar partido. Tienes el derecho de amar y ser amado por ambos padres. Si te sientes presionado para tomar partido y te sientes atrapado en el medio de los problemas de tus padres, díselo. Ellos también pueden estar tan enfrascados en sus propios problemas que ni siquiera se den cuenta de lo que están haciendo, y cuando se percaten dejarán de hacerlo.

  8. Si mis padres se divorcian, ¿a mí me va a pasar lo mismo? 

    Muchos adolescentes cuyos padres se separan se sienten ansiosos sobre sus propias relaciones en el futuro. Pero solo porque tus padres se están separando, no quiere decir que a ti te ocurrirá lo mismo. Puedes aprender de sus errores. ¡Lo que pase en tus relaciones dependerá de ti, no de tus padres!

  9. Mis padres nunca se casaron. ¿Tendrán que pasar por el mismo proceso que los padres que están casados? 

    Los padres que nunca se casaron o que decidieron vivir juntos sin casarse, no necesitan divorciarse, porque no hay un matrimonio que haya que terminar. Pero tienen que decidir lo que ocurrirá con sus hijos y cómo se repartirán sus bienes.

  10. ¿Quién decidirá con quién voy a vivir? ¿Se tendrá en cuenta mi opinión? 

    En algunos casos, tus padres tomarán entre ellos las decisones sobre con quién vivirás y cómo funcionará la situación. Si no pueden decidir por sí mismos, quizás vayan a ver a un mediador para que les ayude a llegar a un acuerdo. O tal vez tengan que ir a la corte para que un juez tome las decisiones. Ya sea que tus padres tomen las decisiones sobre custodia y horario de crianza (visitación) por sí mismos o con la ayuda de un mediador o juez, se tendrá en cuenta tu opinión.

  11. ¿Qué dirán mis amigos cuando se enteren de que mis padres se han separado? 

    Muchos adolescentes se preocupan por darles la noticia a sus amigos. Algunos se sienten avergonzados sobre lo que está ocurriendo. Pero en estos días la separación y el divorcio son muy comunes. Esto quiere decir que muchas personas han pasado por este proceso, y la mayoría probablemente conozca a alguien que lo haya hecho. Tus buenos amigos se pondrán contentos de que les has dicho. Sabrán que tú sigues siendo tú, aunque tu familia esté cambiando.

  12. Realmente creo que necesito un poco de ayuda para lidiar con esto.  ¿A quién le puedo pedir ayuda? 

    Hay mucha gente alrededor tuyo que te puede ayudar. Habla con tus padres, tu consejero escolar, tu médico de familia u otro adulto de confianza. Si ellos no te pueden aconsejar directamente, te proporcionarán remisiones a personas que sí podrán.. Y si no estás recibiendo la ayuda que necesitas, sigue pidiéndola hasta que la recibas.